Inicio

Quienes somos

El Estudio Pereira Pastorino, es un despacho jurídico–notarial, que reúne experiencia, vocación de servicio y creatividad. Su interés, radica en  brindar a sus clientes, soluciones prácticas, económicamente viables, a través de un ejercicio profesional solvente y eficaz, construyendo relaciones de confianza, como patrimonio intangible que atesora.

Nuestro propósito “Abogacía en estado puro”

La voz latina “advocatus”, es el antecedente etimológico de la palabra Abogado. Aquella deriva de la expresión también latina “ad auxilium vocatus”, esto es, el llamado para ayudar. Si bien, el término “Abogado” designa a un profesional, que ejerce una profesión para la que se recibe una extensa, completa y compleja formación, parece indisoluble de cierta vocación de servicio, sin la que es difícil concebir siquiera la posibilidad de ayudar. Hoy la complejidad de la vida, de las relaciones interpersonales, comerciales y profesionales, han devenido en la necesidad de que los intereses de cada quien, sean defendidos por estructuras cada vez más grandes y abarcadoras. El abogado, tal como se lo concebía tradicionalmente, parece haber cedido el espacio a tales organizaciones en las que se inserta, desdibujándose algunas de sus características intrínsecas. Ello por cierto no está mal, pero ¿es posible desarrollar un ejercicio profesional que armonice aquella vocación, con necesidades de complejidad creciente, desde una escala más humana, de mayor proximidad?, ¿este planteo es meramente una visión romántica? En cualquier caso, constituye nuestro empeño. Lo colectivo, lo multidisciplinar, las alianzas, no tienen porqué hacer desaparecer aquél aliento originario, por el contrario, pueden constituirse en una nueva plataforma para un ejercicio profesional que satisfaga las nuevas necesidades, desde una perspectiva más cercana, sin perder la inmediatez de la relación. Siguen vigentes las reflexiones del maestro Couture, en su “Mandamiento del Abogado”, que muestran al profesional del derecho de modo simple y profundo. Con esta visión encaramos la participación multiprofesional. Se hace necesaria además, una nueva lectura respecto del vínculo con el cliente, aquél que busca auxilio, asesoramiento, y hacer de la relación con este, y con el medio, un verdadero foco de atención, para que sea percibida la labor profesional en su real dimensión, en un mundo de estímulos desconcertantes y excesivos. Para ello seguramente habrá que acudir al cada vez más amplio abanico de herramientas de comunicación. Ello seguramente coadyuvará para un ejercicio de la abogacía “en su estado puro”. Precisamente ese es el enfoque de nuestro Estudio.